Redes Sociales
Clasificaciones
Las "Otras noticias"

Cuando un espontaneo produjo el horror

May 31, 2020

Muchas veces hemos visto a algún expontaneo en el deporte saltando al terreno de juego suele ser una mera anécdota.

 Alguna mujer desnuda, otro encadenándose en una portería, otro que salta para abrazar a su idolo, hay de todo un poco, pero pocas veces muy pocas veces un espontaneo cobro tal importancia como surgió de un tal Tomas Sakic.

 

Tomas nos relata lo que hizo: "Entré al campo cuando terminó el partido. Ya lo tenía preparado y sabía que la televisión no había cortado su retransmisión. Divac me agarró la bandera y yo corrí. Me costaba moverme y hubo un momento que nos quedamos a 10 centímetros cara a cara tirando los dos. Él me podía haber pegado una piña (golpe), yo también, pero los jugadores tenían órdenes de no responder ni reaccionar"

 

Parece un relato simple sin mucha trascendencia, pero desgraciadamente hay una intrahistoria detrás. Podeis ver este momento, y la noticia sigue detrás del video.

 

 

Todo esto ocurría en el Mundobasket del 90. En ella la Yugoslavia de Kukoc, Petrovic, Divac, Paspalk, Perasovic, Savic, Obradovic…. Ganaron en las semifinales a la Usa de Alonzo Mournig y en la fnal a la URSS de Volkov o Tikhonenko.

 Pero semanas antes la antigua republica socialista de Yugoslavia veía como tenía una inestabilidad política tremenda. Croacia y Eslovenia estaban a punto de declarar su independencia de Yugoslavia y de Serbia, la inestabilidad era muy muy grande.

 

La ONU había conseguido que no saltase la guerra civil y se esperaba que el mundo básquet al estilo del rugby de Mandela en Sudáfrica, bajase la tensión al competir todos por una misma bandera.

 

El objetivo parecía conseguido, se ganaba la final, la bandera de Yugoslavia aparecía en el dentro de la cancha, los jugadores se abrazaban como una piña…. Pero en solo 10 segundos, todo cambio, todo.

 

Saltaba a la pista Tomas Sakic con la bandea de Croacia, Divac que era Serbio, se la arrebato para que no politizar ese momento. La cosa parecía no a ir a mayores, pero las televisiones de todo el mundo lo recogieron.

 

A las pocas horas manifestaciones de Croatas en el hotel de los Yugoslavos dio lugar a quemas de material y lo peor estaba por llegar, los jugadores del equipo declaraban que no volverían a jugar por Yugoslavia y si por sus países de origen, Croacia, Serbia, Montenegro, Eslovenia e incluso Bosnia. El acto de Divac de quitarle la bandera  había roto su unión.

 

A los pocos días estaba la Guerra civil en Yugoslavia pese a los esfuerzos de la ONU. Una autentica matanza se produjo a partir de aquí. Casi los 300.00 muertos, 2,7 de desplazados y millones y millones de pérdidas materiales además de graves crímenes de guerra. Pero esto es otra historia.

 

La acción de ese espontaneo hizo que saltase todo por los aires, pues la verdad después de demostró que la ONU apoyada por los EEUU, estuvo muy cerca de llegar a una paz negociada.

 

Una historia real en donde se ve como en este caso el deporte fue el desencadene de algo terrible. Os dejamos este video en donde se puede ver un gran documental de la vida de Divac y Petrovic. Una amistad tarda tiempo en construirse, pero solo unos segundos en romperse”.

 

Podéis ver el documental que os pone los pelos de punta, pues Divac después de la guerra civil busco el perdón de la familia de Petrovic y paso algo realmente increíble, podéis verlo aquí,

 

Este otro vídeo resume la noticia en imágenes

 

Please reload

Patrocinadores
Entrevistas
Equipos de base
Horarios de entrenamiento