Redes Sociales
Clasificaciones
Las "Otras noticias"

Un billete de 1000 pesetas en el chándal

May 7, 2020

En estos días que ya se puede salir a andar, pasear o correr o incluso andar em bici nos encontramos con una fiebre de deportistas inaudita.

Muchos es la primera vez en mucho tiempo que corren de alguna manera (el chiste de que encuentras un billete de 1.000 pesetas en el bolsillo del chándal que hace tiempo que no lo cogias, posiblemente sea verdad).

 

Pero surge la duda de si es mejor correr 20 minutos a trote moderado o andar 40 minutos a tu ritmo. Tiene sus ventajas e inconvenientes, como es lógico.

 

“Ambos son ejercicios de impacto, pero andar es un ejercicio de muy bajo impacto y por el contrario correr no. Desde la lógica de la salud, caminar parece claramente mejor que correr, pero como bien decimos, en absoluto son excluyentes sino complementarios. Quien no tenga una limitación física importante puede compatibilizar ambas actividades sin problema”, afirma el Dr. Carlos González de Vega San Román, especialista en Medicina Deportiva.

Beneficios de andar

 

Al corazón le encanta que camines. Y también a tus médicos. Andar de forma regular puede reducir hasta un 30% las posibilidades de sufrir ataques cardíacos y enfermedades cerebrovasculares.

 

Por ende, disminuye los niveles de colesterol malo y aumenta el de tipo bueno. A raíz de esto, es un ejercicio imprescindible si tienes más de cincuenta años y eres hipertenso.

 

Si ya lo compaginas con una dieta baja en grasas y sal, estarás ayudando a tu cuerpo mucho más de lo que puedas imaginar.

 

Contribuye a bajar de peso, especialmente si se le dedican entre 45 minutos y una hora diarios”.

 

Por todo ello os aconsejamos sin lugar a duda, caminar 40 o 50 minutos antes que correr 20 minutos a trote moderado. Tendremos los mismos beneficios, pero sin el riego postural y de impacto que tiene el trote. Os vamos a dejar una rutina que os puede funcionar para estos días.

 

Tres días por semana (o cinco incluso, pero bajando un poco el tiempo global) en los que se combinaran diferentes ritmos hasta conseguir aguantar todo el recorrido al máximo ritmo caminando.

 

Por ejemplo, empezar la primera semana combinando dos ritmos, el normal de cuando se camina por la calle (durante 5 min.) con uno más rápido, como si fuéramos con prisa (durante 15 min.)

 

A la siguiente semana introducir una tercera velocidad, ya más enérgica, en la que notemos cómo suben las pulsaciones, ir reduciendo los minutos de ritmo normal, e ir gradualmente incrementando los de más velocidad.

 

Con estos consejos esperemos que salir a las 20:00 de la tarde por nuestras calles Ourensanas, sea algo beneficio y sin riego a vuestra salud.

 

Eso si, ante no hacer nada o correr sin duda quédate con esta ultima, el sedentarismo es lo peor que puede haber en estas fechas de confinamiento y si tienes una bicicleta estática también, puede hacer el mismo servicio que el andar, muy beneficioso.

 

Please reload

Patrocinadores
Entrevistas
Equipos de base
Horarios de entrenamiento