Redes Sociales
Clasificaciones
Las "Otras noticias"

El problema de las vallas de los campos

November 28, 2019

En los campos de juego de toda Galicia por ende incluido nuestro campo municipal de O Seixo existen problemas varios a corregir.

Uno de ellos son las “famosas” varadillas de metal que están a su alrededor. Recientemente se produjo un incidente en un partido cadete en el Vilanova y el Arousa B en donde un joven jugador se estrellaba contra la sujeción de unas de las portería de futbol 8, rebotando contra ella.

 

La colocación de una cánula de Guédel evitó males mayores, con el chaval llegando a convulsionar y perder el conocimiento.

 

Después de varias opciones de los entrenadores de la base en donde la mayoría hablan de que son un peligro e incluso pueden ser decisivos en acciones puntuales decisivas de algún partido al ir desequilibrar al jugador en la disputa, nos centramos más en lo que dice la propia Federación Gallega que es la que determina como tiene que ser los recintos de juego.

 

En esta cuestión, la Real Federación Galega de Fútbol se atiene a las normas NIDE del Consejo Superior de Deportes referidas a la construcción de campos, que fijan un mínimo de 1,5 metros de separación entre la línea que delimita la zona de juego hasta el primer obstáculo, esto es, la valla perimetral. Distancia que recomienda elevar a 2,5 metros en las zonas de las líneas de meta. Cuando estas medidas son menores, en recintos de cierta antigüedad, la Federación recomienda, no obliga, a recubrir con material espumoso los elementos de separación para evitar grandes traumatismos.

 

Quizás nuestra postura en este sentido es que la Federación debería obligar a recibir con material espumoso los elementos de separación, pero aquí entra un par de temas espinosos.

 

El primero es que el propietario del campo casi nunca son los clubes sino el Concello de turno o en menor medida alguna institución privada. Ellos son los que pueden hacer obras aunque sean menores en esos campos de su propiedad.

 

Y la segunda es que sin un club quiere hacer frente a estas medidas nos encontramos con muchos problemas de permisos y también económicos pues de ellos casi no tienen posibilidad para abarcar esta problemática.

 

Quizás otro problema también podría ser que las instituciones públicas con sus subvenciones podrían incluso hacer una actuación sobre ellas y de manera directa o con subvenciones específicas.

 

Esta última es la solución por la que apuesta Fol desde la coordinación de la cantera del Club Juventud Cambados: «Habería que poñerlles proteccións acolchadas ás varandas e mais ás porterías de Fútbol 8 que agora están ancoradas nos laterais dos campos». Sistema con el que, añade Fol, ya cuentan en más de un recinto deportivo. Una cuestión en la que, esgrime, «deberan ser os concellos e a Federación Galega os que recomienda elevar a 2,5 metros en las zonas de las líneas de meta. Cuando estas medidas son menores, en recintos de cierta antigüedad, la Federación recomienda, no obliga, a recubrir con material espumoso los elementos de separación para evitar grandes traumatismos.

 

Please reload

Patrocinadores
Entrevistas
Equipos de base
Horarios de entrenamiento