Redes Sociales
Clasificaciones
Las "Otras noticias"

ありがとう

Es estos días en el lejano país de Rusia, derivada de la extinta Unión Soviética y heredera de los Zares blancos, se está diputando el Mundial de futbol.

No vamos a hablar de cosas negativas, como el ataque de “celos” de nuestro dirigente Rubiales del que se suponía templanza suficiente para ser el máximo dignatario que del fútbol español al dejar a un grupo de jugadores huérfano, sin la persona que elaboro, y preparo todas las posibles soluciones a su juego en una competición tan importante como un mundial.

No vamos a hablar de Fernando Hierro (el que hizo el “famoso” estudio para la federación que aconsejaba quitar el futbol 7 para pasar al futbol 8, sin tener en cuenta a clubes pequeños que les cuesta horrores, hacer una plantilla mínima de jugadores o de campos ridículamente pequeños en donde meter a 16 personas con doce años es algo que según Hierro, mejora el juego por su gran dificultad al no haber un espacio mínimo para jugar).

No vamos a hablar del juego de la selección en donde si algún equipo tiene mérito es del de los rivales que supieron amarrar nuestro juego ,al condenarlo a jugar en zonas de poco peligro y que a ellos les interesaba, sin que hubiese una solución para ello,. Como cambios de orientación, retrasar el equipo para abrir espacios, mas movilidad sin balón, intentar crear superioridades con paredes o simplemente con conducciones con balón superando al rival o rivales que defendían y hacían la cobertura… algo que cualquiera con un mínimo de formación lo vería, eso sí, con Rusia, más de 1000 pases ejecutados con éxito en cuanto a que llegaban a sus destino, un destino sin peligro y mordiente.

En realidad de lo que vamos a hablar es del saber perder y eso no se hace en un partido de máxima difusión en el mundial de un día para otro, eso se hace por la cultura deportiva que uno tiene y que se le ha enseñado desde pequeño. Por eso los párrafos anteriores…

Japón, ha sido eliminada de la forma más cruel, con empate a falta de segundos para el final y volcada en la portería de Bélgica pero una contra después de una ocasión de gol los eliminaba. En nuestro país, veríamos ríos tintas cargando contra el árbitro, el propio equipo, el seleccionador… la afición rompería en lloros y seguramente habría numerosísimas criticas a los protagonistas de los medios de comunicación y de los propios aficionados.

Todo lo contrario que los japonés. El público al acabar con el envite con Bélgica, después de sentir la tremenda frustración de que quedar eliminada, se dedicaron a dejar limpia la grada con bolsas de papel que encontraron en el propio estadio, algo increíble para nosotros os latinos en donde nos dedicamos no a apoyar al grupo que nos representó sino que nos dedicamos a criticar lo obvio.

El equipo japonés, ni corto ni perezoso después de perder y tener un vestuario roto y lleno de dolor, dejaron impoluto el vestuario y dejaron la palabra ありがとう, “gracias” en japonés. Sin duda ese el motivo de que porque su afición es un ejemplo de civismo, porque ellos dan ejemplo y su afición lo ve y lo valora y sigue su ejemplo. Eso si es divulgar valores positivos.

No fue el único gesto de civismo de los japoneses. A pesar del disgusto, también todos los futbolistas dieron la cara y hablaron con todos los medios presentes en el estadio, sin distinción.

Grande Japón, puede que perdisteis en Octavos pero para muchos son unos de los grandes ganadores del mundial.


Patrocinadores
Entrevistas
Equipos de base
Horarios de entrenamiento