Redes Sociales
Clasificaciones
Las "Otras noticias"

Lo mas poderoso en el fútbol, el corazón

October 5, 2017

En el fútbol como en casi todos los deportes colectivos, hay varias áreas que en realidad esta inter relacionadas. La táctica, la que más nos gusta a los entrenadores, frecuentemente, la técnica la piedra angular de la base, la preparación física, la hermana pequeña y muchas veces olvidada y todas ellas esta interrelacionadas, la una no puede vivir sin la otra.

 Pero en el anterior párrafo, hay una pequeña o quizás gran omisión, la faceta más importante de todas, posiblemente. La psicología.

 

Si la preparación física era la hermana pequeña, la psicología, se puede decir que casi es huérfana. Hasta hace pocas décadas no ha cobrado la importancia que se merece y es mucha.

 

No vamos a hablar sobre ello de manera extensa, pues frecuentemente, el ávido lector, se vuelve menos ávido al ver el tamaño de los párrafos a leer. Vamos a contar de manera escueta una historia real, que fue llevada al cine y que gracias a ellos os podemos poner un video, hecho para la web con muchísimo esfuerzo con cortes y videos de la película “Equipo Marshall”.

 

En la lluviosa noche del 14 de noviembre de 1970, se produjo  la mayor tragedia del deporte estadounidense. Los Thundering Herd venían de enfrentarse a Carolina del Norte, donde habían caído por un ajustado 17-14. Tras el partido, el equipo se trasladó al aeropuerto de Kinston, donde tomó el vuelo 932 de la compañía Southern Airways.

El aparato era un Douglas DC-9, con capacidad para 95 pasajeros, se embarcaron 75 personas, 5 miembros de la tripulación y 70 personas entre jugadores, cuerpo técnico y seguidores de Marshall; desgraciadamente, ninguna persona sobrevivió.

 

A las 7 y treinta y cuatro, el aparato continuó con su descenso hasta los 1.240 pies, segundos después el avión impacta con los árboles que forman la colina cercana a la pista de aterrizaje, inmediatamente se incendia y estalla en medio de una tremenda bola de fuego.  

 

En zonas queda literalmente reducido a polvo, y que decir de los pasajeros, tras las labores de recuperación de cadáveres, seis cuerpos fueron imposibles de identificar.

 

El 15 de noviembre de 1970 se celebró un multitudinario servicio por las víctimas en el Veterans Memorial Fieldhouse, con oraciones y minutos de silencio en homenaje a los caídos. Las clases, así como numerosos actos tanto deportivos como institucionales fueron suspendidos.

 

En un primer momento se optó por la suspensión total del programa de football, por parte de los regidores del centro educativo.Sin embargo, los aficionados y estudiantes, convencieron al máximo mandatario de la Universidad para que reconsiderara su postura y en tiempo récord, se inició una campaña de reclutamiento de jugadores. Jack Lengyel como nuevo entrenador y Red Dawson entrenador de receptores y que sobrevivió al accidente porque se quedó en Carolina tras el partido para tratar de reclutar a un jugador de la zona.

 

 

Esto provocó que no cogiera el vuelo, se embarcaron en una loca carrera por obtener jugadores para la siguiente campaña, para ello se trajeron jugadores de cualquier deporte, como baloncesto, atletismo o soccer, la mayoría nunca había jugado a fútbol americano, a éstos se les unieron jugadores de instituto, los llamados “junior varsity” y los pocos jugadores que no habían viajado debido a que estaban lesionados o no había sido convocados.

 

Comenzaron la campaña sin tener ninguna perspectiva deportiva, pero poco a poco el equipo a base de entrenamientos diarios, con una población universitaria y de la ciudad totalmente entregada. Fueron ganando partidos. Cada partido en el vetusto estadio aniversario tenía una atmósfera de absoluta emotividad que se podía cortar con un cuchillo.

 

Nadie apostaba por ellos y después de ganar varios partidos de manera totalmente increíble, pues muchos de esos jugadores venian de otros deportes y estaban jugando contra equipos con jugadores con años de experiencia en el fútbol americano y de tercer año, consiguieron llegar a la final de su división con el equipo de Notre Dame.

 

Un partido en donde con las apuestas a diez a uno en contra, ganaron por la emotividad del momento.

 

Posteriormente perderían ya en rondas posteriores de manera muy clara con equipo parecidos  a Notre Dame, pero esa final de División fue el recuerdo de toda a una ciudad a más de 70 personas fallecidas meses atrás.

No ganaron por táctica, técnica o Preparación física, de todas ellas estaba muy mermada, ganaron por una única cosa, ganaron por el Corazón.

 

 

 

 

 

Please reload

Patrocinadores
Entrevistas
Equipos de base
Horarios de entrenamiento